Después de cuatro días de descanso (la llamada “semana blanca” se ha abierto camino en una vida, la mía, que empieza a parecer monótona), regreso todavía más aplatanao. No sé si se debe a la gran cantidad de exámenes que se apilan sobre mi escritorio, a las decenas de libros que aguardan para ser reseñados, o que este tiempo pre-veraniego va a minar mis biorritmos. El caso es que me hallo con cero ganas de regresar al tajo (o mejor dicho, “los tajos”, pues llevo demasiadas cosas en ristre).

Puede que también tenga que ver con el proceso fisiológico del estrés, ese en el que, cuando cesas un ritmo frenético de quehaceres, tu cerebro empieza a secretar endorfinas y te quedas en un estado de calma total en el que te resulta igual de difícil levantarte del sofá que ir a correr la maratón de Nueva York.

Quizá esté relacionado con la celebración del 11ºaniversario de este lugar, pues bien sabido que tras emborracharse de bebidas espiritosas y tanto cariño ajeno, la cosa se enturbia, no sólo por el dolor de cabeza y las vomitonas, sino por un ligero bajón anímico que nos impide sacarle lo positivo.

Y con este panorama un tanto negativo empiezo una semana laboral que a pesar de la brevedad, intuyo intensa a tenor de la preparación de un viaje escolar, las próximas evaluaciones, un sinfín de quejas estudiantiles, una cena de trabajo, citas con amigos, la (espero) última visita al dentista y un metatarso roto.

Y como no hay casi nada que un buen libro infantil no pueda solucionar, acudo a la última pila de títulos y doy con El cielo de Anna (editorial Kókinos), un álbum tan hermoso que crees echarte a volar.

Este es el primer libro de Stian Hole que tiene su habitación en esta casa de monstruos, pues, a pesar de ser uno de mis autores de libros-álbum favoritos, todavía no había encontrado un hueco para él aquí (prometí resarcirme). Podría haber elegido El fin del verano y otro título de la misma serie, pero lo cierto es que hoy me apetecía otro tipo de mirada (y reflejo, pues ya saben cómo funcionan los libros) y he preferido detenerme este.

El libro en cuestión no te deja indiferente (algo que se agradece teniendo en cuenta los tiempos que corren), pues nos encontramos con una historia que exhibe una poética maravillosa, no sólo por las ilustraciones sobresalientes de Hole que la acompañan, sino por entender el libro-álbum como una entidad mágica que nos sorprende y enriquece a partes iguales. Así, página tras página, se van sucediendo una serie de imágenes a caballo entre lo onírico, lo surrealista y lo fantástico, que van hilvanando una historia en la que una niña ¿consuela? (no parece un verbo muy correcto… seguramente funcionaría mejor “ilumina”) a su viudo padre en el aniversario del fallecimiento de su esposa. Esto ayuda a entender e imaginar, a recordar y serenarse, a un adulto que entiende el hecho de la muerte, uno del que por ahora no nos podemos escaquear, como algo triste y descorazonador.

Una vez más un libro que discurre por el concepto de la muerte, del paraíso y del duelo, pero con una perspectiva un tanto subversiva donde la imaginación infantil pone el punto subversivo a la mirada adulta, una contaminada por los males del mundo que tanta infelicidad acarrean.

Les confesaré que, en mi caso la construcción del discurso ha sido un tanto enrevesada (cada uno tiene sus propias experiencias), pues el autor deja al libre albedrío del lector una serie de respuestas inconclusas que a la vez son preguntas abiertas nunca unívocas, pues esa complementación entre imágenes y palabras es tal, que permiten al lector-espectador labrar su propio camino. Desde unas guardas que funcionan a modo de prólogo y epílogo, hasta detalles gráficos hermosísimos (¿Se han fijado en el reflejo del padre en el lago? ¿En las lágrimas que corren por su mejilla? ¿En que Stian Hole utiliza elementos del Kunstformen der Natur de Ernst Haeckel y otros libros clásicos sobre naturaleza para elaborar sus collages? ¿En ese océano lleno de celebridades con tanto que decir?) que hacen de este álbum una belleza que alegra el día menos esperanzador.

FUENTE: Donde Viven Los Monstruos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.