Se acerca la Navidad y el entorno de la LIJ se llena de recomendaciones y listados (en breve llegará el de este monstruo) donde generalmente se reparten las mieles los mismos títulos, los mismos autores. Aunque se agradece que exista cierto cuorum a la hora de seleccionar los libros más llamativos, también echo de menos aquellos años en los que, de repente, aparecían bastantes libros que, sin comerlo ni beberlo, se colaban entre los mejores.

Hay libros con los que a los enteraos de LIJ nos gusta toparnos (el de hoy y yo nos conocimos gracias a Instagram, que aparte de postureo, tiene sus bonanzas). Así, de golpe y porrazo. Por un lado nos llevamos una sorpresa, por otro empezamos a creer que el mundo del álbum todavía tiene mucho que ofrecer. Y si el libro en cuestión viene de una editorial pequeñita, la cosa es todavía más agradable, sobre todo porque piensas que detrás de ese trabajo hay mucha pasión e ilusión.


Aunque no me gustan demasiado los premios (lo confieso una y otra vez), no es de extrañar que Yovoyrecibiera el Nacional de Ilustración Infantil y Juvenil de Uruguay en 2014, un reconocimiento más que merecido a Juan Manuel Díaz, su autor. Porque en este libro sin palabras se conjugan numerosos elementos narrativos y artísticos sobresalientes… Es un libro lineal, como el viaje de su protagonista, una circunstancia que ayuda al paralelismo con otras historias (fíjense en ese submarino, no lo pierdan de vista). También es un libro con muchas puertas y ventanas, ramificado como el árbol que ese niño va a plantar en una tierra lejana. Igualmente funciona como un vehículo de crítica social, pues apunta a la contaminación de los océanos, a la indefensión de las víctimas de los conflictos armados, o al aislamiento y soledad de nuestras vidas.


Con multitud de detalles (me encanta que la paginación prescinda de números y se realice con ilustraciones de objetos) que en parte recuerdan a mundos oníricos y surrealistas (también futuristas, ¿por qué no?) como los de Jimmy Liao o Shaun Tan, este libro es un ejercicio sobresaliente de creatividad donde lo humano tiene mucho que decir.


Una aventura que podríamos calificar como excelente, sobre todo si tenemos en cuenta que nos podemos detener en cada página el tiempo que queramos, no sólo para hurgar en la mente del autor, sino para rebuscar en nuestra propia imaginación otros mundos en los que vivir, en los que soñar.

FUENTE: En Donde Viven los Monstruos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.