2 de abril. Nace Hans Christian Andersen. Día Internacional del Libro Infantil y Juvenil. Un sábado frío pero luminoso comienza y todos los monstruos nos disponemos a sacarle el jugo. En mi caso y tras leer The Secret Library: A Book-Lovers’ Journey Through Curiosities of History, un libro de Oliver Tearle (solo disponible en inglés), he decidido celebrarlo trayéndoles un buen puñado de anécdotas curiosas -30 en total- referidas a libros infantiles de todas las épocas que he ido encontrando. Quizá conozcan algunas, pero otras seguramente les saquen una sonrisa, les dejen con la boca abierta o les parezcan entrañables. Porque detrás de todos los libros infantiles, hay historias maravillosas que todos los adultos deberíamos saber. ¡Feliz día de los libros para niños!

1. Empezamos con uno de los protagonistas de este día. Cuando Charles Dickens y su familia invitaron a Hans Christian Andersen a pasar unos días con ellos durante el verano de 1857, nunca imaginaron que se iba a convertir en un suplicio. Cuando el “huesudo aburrido”, apodo que le propinó una de las hijas, salió por la puerta, el propio Dickens escribió en el espejo de la habitación de invitados: «Hans Andersen durmió aquí durante cinco semanas, ¡lo que a la familia le pareció una eternidad!»

2. Otros datos curiosos del autor de El patito feo son que nunca comió carne de cerdo, que cuando se alojaba en hoteles siempre llevaba un rollo de cuerda con él en caso de que tuviera que escapar de un incendio, y que se entretenía recortando figuras de papel.

3. Cuando Michael Tolkien, el hijo de J. R. R. Tolkien, estaba rellenando el tedioso formulario para alistarse en el ejército durante la Segunda Guerra Mundial, llegó a un espacio que rezaba “Profesión del padre”. Ni corto ni perezoso lo rellenó con la palabra “mago”, algo que no era del todo erróneo…

4. Seguimos con el autor de Peter Pan y Wendy. Cuando el hermano de James M. Barrie, David, murió en un accidente de patinaje justo antes de cumplir 14 años, James decidió consolar a su madre fingiendo ser David. Se vestía, hablaba y silbaba como él, algo que en cierto modo ayudó a la mujer a superar la muerte de su primogénito, un niño que nunca crecería, la idea que sostiene la obra maestra de este autor.

5. Aunque se piensa que Barrie creó el nombre de Wendy, lo cierto es que era un nombre que ya existía aunque él lo popularizara en la sociedad inglesa de la época.

6. El Capitán Garfio no era el villano original en la obra de teatro que daría paso a la novela que todos conocemos. El pirata se inventó para resolver una necesidad teatral: los tramoyistas necesitaban más tiempo para cambiar los escenarios durante el intermedio y Barrie se inventó una escena con un barco pirata.

7. En 1929 J.M. Barrie otorgó al Great Ormond Street Hospital for Children los derechos de Peter Pan y Wendy que han beneficiado a la organización desde entonces.

8. C. S. Lewis destruyó la primera versión de El león, la bruja y el armario tras algunas críticas de sus amigos. Por esa razón tuvo que reescribirlo desde cero. Fíjense en el resultado.

9. Otro que no podía faltar en esta miscelánea de curiosidades es Roald Dahl. Cuando tenía seis años, Roald Dahl le pidió a su madre que lo llevara a conocer a Beatrix Potter. Ella accedió,  pero cuando llegaron a casa de la autora de Perico el conejo se encontraron con la puerta en las narices. No los recibió y les dijo que se fueran de allí. A la señora Potter, supuestamente, no le gustaban nada los niños…

10. A Roald Dahl le desagradaban enormemente las barbas. Tanto fue así que escribió su libro Los cretinos por el ferviente deseo de «hacer algo en contra de estas”.

11. El nombre de Willy Wonka no fue una invención de Roald Dahl. Lo tomó prestado de un cartero de Nebraska que le escribió una carta en 1971.

12. Cuando Lewis Carroll contaba catorce años comenzó a elaborar una serie de revistas para entretener a sus diez hermanos. Estas publicaciones de andar por casa contenían poemas humorísticos, quintillas y algunas contribuciones de otros miembros de la familia.

13. El alter ego de Lewis Carroll en Alicia en el País de las Maravillas es el dodo. Lo hizo así para caricaturizar su propio tartamudeo al pronunciar su apellido: «Do-Do-Dodgson»

14. Se cree que la Alicia que inspiró A través del espejo fue una Alicia diferente de la que inspiró Alicia en el país de las maravillas (Alice Liddell). Dos Alicias para una misma protagonista.

15. Los movimientos de Alicia en Alicia a través del espejo son una serie de jugadas de ajedrez que se pueden extrapolar a un tablero (esto no quiere decir que sean eficaces a la hora de ganar la partida).

16. El diccionario de Oxford, obra de referencia en lengua inglesa, incluye 21 palabras que fueron introducidas en ese idioma por Lewis Carroll. Algunos ejemplos son snark, chortle, jabberwocky y mimsy.

17. Cada minuto se vende una copia de La pequeña oruga glotona de Eric Carle en algún lugar del mundo.

18. La historia de esa oruga que va devorando todo lo que encuentra a su paso nació mientras Eric Carle hacía agujeros con una perforadora de papel manual. Se acordó de un “bookworm”, la expresión que significa “lombriz de biblioteca” (en castellano se traduciría como “ratón de biblioteca”). Esa fue la razón por la que la historia original se tituló “A Week With Willi the Worm”. Fue gracias a un editor que la lombriz se transformó en una oruga.

19. Michael Bond compró al oso de peluche que inspiraría su Paddington durante la nochebuena de 1956. Era el único juguete que quedaba en la estantería de unos grandes almacenes, sintió pena por él y se lo llevó a casa.

20. Uno de los profesores de A. A. Milne, autor de Winnie-the-Pooh (1926), fue H. G. Wells, que antes de convertirse en escritor de ciencia-ficción enseñaba matemáticas.

21. La versión en latín de Winnie-the-Pooh (Winnie ille Pu) es el único libro en esa lengua que ha llegado a estar en la lista de los más vendidos de The New York Times. No sucedió lo mismo con Harrius Potter et Philosophi Lapis, el primer libro de la saga que también fue traducido a la lengua de los romanos.

22. Los libros de Harry Potter fueron los primeros libros para niños en aparecer en la lista general de libros más vendidos de The New York Times desde que lo hiciera La telaraña de Carlota de E. B. White en 1952.

23. E. B. White estaba en su granero cuando de repente se fijó en una araña que hacía girar un saco de huevos. Así nació La telaraña de Carlota.

24. Una faceta desconocida de Shel Silverstein, autor de Hay luz en el desván o El árbol generoso, es que fue dibujante y escritor de la revista Playboy (incluso vivió alguna temporada en la famosa mansión), así como letrista de canciones, por ejemplo A Boy Named Sue, un tema que sería grabado por Johnny Cash.

25. En cierta ocasión, Margaret Wise Brown, autora de Buenas noches, luna, amenazó a un editor con dispararle una tanda de flechas con su arco si lo veía caminando por la calle. (Tengan cuidado todos aquellos que gastan malas pasadas a escritores e ilustradores no sea que cunda el ejemplo…)

26. Unos meses antes de que muriera a causa de una operación en Niza, Wise Brown, de 42 años, redactó un testamento donde nombró como heredero de los derechos de autor de Buenas noches, luna y 78 títulos más, a un niño llamado Albert Edward Clarke, hijo de una amiga suya. Aquel niño de 9 años es hoy un septuagenario que cuenta con un amplio historial delictivo.

27. Cuando en 1935, Antoine de Saint-Exupéry sobrevolaba el Sahara por territorio libio, sufrió un accidente. Permaneció cuatro días en el desierto junto a su compañero hasta que un beduino les salvó la vida. Aquella experiencia, incluidas las alucinaciones que sufrió, le sirvió como fuente de inspiración a la hora de escribir El principito.

28. H. A. Rey construyó dos bicicletas con piezas de repuesto para escapar junto a su esposa del París que iba a ser invadido por los nazis horas después, llevando consigo el manuscrito de Jorge Curioso. En su huida fueron detenidos por un agente que pensó que aquellos papeles eran documentos de espionaje. Tras comprobar el contenido, se lo devolvió y les dejó marchar.

29. Los personajes principales de las historias de El Capitán Calzoncillos de Dave Pilkey recibieron su nombre en honor a dos héroes de los libros infantiles. Harold, por Harold y el lápiz color morado de Crockett Johnson, y George por el Curious George de H. A. Rey.

30. Antes de que Google se lo comprara, la página oficial de Garfield, el famoso gato de las tiras cómicas de Jim Davis, usaba como dominio de su correo electrónico ‘gmail.com’.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.