El 83,7% de los niños españoles de 6 a 9 años lee voluntariamente en su tiempo libre

La Fundación SM publica el Anuario Iberoamericano sobre el Libro Infantil y Juvenil, un balance del estado del sector en 2021 y 2022.

La Literatura Infantil y Juvenil (LIJ) se ha consolidado en el mercado editorial español. En este momento, representa el 16% del total del mercado del libro, con casi 9.000 títulos publicados a lo largo de 2021 y 2022, lo que se traduce en más de 50 millones de ejemplares publicados según el Anuario Iberoamericano sobre el Libro Infantil y Juvenil, publicado por la Fundación SM.

El Anuario es una obra colectiva realizada por especialistas del mundo de la Literatura Infantil y Juvenil Iberoamericana, que comenzó a publicarse bianualmente en el año 2012, y ofrece información detallada sobre el sector en Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, España, México, Perú, Puerto Rico y República Dominicana en 10 artículos monográficos. Incluye también un balance general de la región, un artículo sobre el cómic infantil y juvenil en España, y tres artículos sobre la LIJ en catalán, gallego y vasco.

El 83,7% de los niños (más de tres de cada cuatro) de 6 a 9 años lee libros en su tiempo libre de forma voluntaria. Es el dato más destacado del Anuario. Por otro lado, los adolescentes son los más propensos a leer en formato digital y cambian la literatura por páginas web y textos en redes sociales. Corresponde a estos el aumento en todos los índices de lectura publicados en estos últimos dos años. Sin embargo, estos datos caen ostensiblemente a partir de los 18 años.

Además, en casi un 76% de hogares con menores de 6 años se leen libros diariamente, preferentemente en formato papel, según el Informe de hábitos de lectura y compra de libros en España, que cada año edita la Federación de Gremios de Editores.

“Las propuestas LIJ son cada vez más audaces, más diversas, más libres. La, sin duda, excesiva oferta de temas, formatos, estilos, etc., hace aparecer obras más exigentes, artísticas, reflexivas incluso, otras con infinidad de capas y niveles de comprensión e interpretación; obras muchas veces calificadas como “difíciles”, pero de un valor incuestionable y con un enfoque verdaderamente necesario”, asegura Pepe Trívez, especialista literario y autor del capítulo «La LIJ y sus lectores, locomotora de la lectura en España».

El bienio que se analiza en el Anuario (2021 y 2022) corresponde a la vuelta a una cierta normalidad tras la COVID-19, a la que se suma la aparición de nuevos hábitos de lectura derivados del confinamiento, un importante auge de la lectura digital, la pujanza del cómic y la aparición de nuevos géneros, lo que ha supuesto que los índices de lectura en niños y jóvenes sean los de mayor crecimiento en este periodo. Las temáticas habituales de la LIJ son sagas, misterio, aventura, romance, thriller, realidades sociales y ecología.

“De la lectura de los artículos podemos concluir que, tras vivir un periodo muy duro, estamos atravesando una etapa difícil, pero fructífera, durante la cual todos los agentes del sector (editores, autores, ilustradores, libreros, bibliotecarios…) han mostrado una gran resiliencia y ganas de hacer cosas. Tristemente, han desaparecido editoriales, pero han surgido otras nuevas”, explica Teresa Tellechea, coordinadora de programas de fomento de la lectura de la Fundación SM.

Crecimiento de casi todos los géneros

El álbum ilustrado sigue siendo el “género” preferido para los «prelectores» y para la lectura mediada en la familia, la escuela, las bibliotecas. La preocupación ambiental también ha crecido en los últimos: no solo desde los libros de información, sino también desde la ficción. Se han implementado los nuevos discursos transmedia, el uso de códigos QR en los libros y otras narrativas digitales como los libros interactivos y las nuevas generaciones de influencers en redes sociales.

Por otro lado, el fenómeno young adult ha tenido en nuestro país un impacto importantísimo, mientras que la novela histórica se ha colado en los gustos de jóvenes y adolescentes. Sin embargo las distopías, que presentaba una tendencia ascendente, se ha estancado.

La poesía infantil es otro de los géneros que más ha crecido, recuperando el espacio que siempre tuvo. La novedad reside ahora en la ambición, en la convicción de que la poesía puede ser un vehículo privilegiado para llegar a los lectores con independencia de su edad.

El Anuario también ha constatado la importancia de leer teatro. De hecho, son varias las editoriales que lo han incluido entre su oferta LIJ. El teatro infantil ya tenía su lugar en los catálogos, pero lo novedoso es el teatro dirigido específicamente a jóvenes y adolescentes, con vocación de ser representado.

El repunte del cómic infantil y juvenil en España sigue la tendencia global, esto es, el aumento de publicaciones y ventas. El 43% del total de cómics lanzados al mercado a lo largo de este bienio eran infantiles. Este incremento se debe al aumento de la lectura tras el confinamiento, el repunte del manga (copa el 30% de los títulos de cómic) y la creación de colecciones de cómic infantil en muchas editoriales.

María Teresa Ortiz, directora de la Fundación SM, asegura que la publicación bianual del Anuario “responde a nuestro compromiso con el fomento de la lectura como eje fundamental para lograr equidad educativa y, en consecuencia, personas con un hábito lector que les permite aprender a lo largo y ancho de la vida”.

Fuente: El Cultural