‘LA ISLA DEL TESORO’, DE ROBERT LOUIS STEVENSON

Sé que es mucho decir, pero La isla del tesoro de Robert Louis Stevenson es tal vez la mejor novela que se ha escrito nunca jamás. Tiene todo lo que debe tener una buena historia: personajes inolvidables, una mirada singular sobre el mundo, capacidad de transformación y, sobre todo, algo que debería tener cualquier buen libro, esa necesidad imperiosa de pasar a la página siguiente, esa sensación de que todo lo que has leído antes y después desemboca en ese preciso instante. Si se publicara hoy, lo haría en una colección de literatura juvenil. Yo, claro está, la releo cada dos o tres años.

Robert Louis Stevenson.
Robert Louis Stevenson.CORBIS

Además, ahí va un póker de recomendaciones de novelas infantiles/juveniles mucho más recientes escritas por autores españoles: Desconocidos de David Lozano (yo la llamo cariñosamente Misterio en el Burguer); Anochece en los parques de Ángela Armero (aventuras y emotividad de la buena a raudales); la colección Princesas y dragonesde Pedro Mañas (o cómo reinventarse todo un género); y Las once vidas de Uria-ha (¡qué pedazo de título y de novela, qué envidia!) de Patricia García Rojo.

Lil Xan.
Lil Xan.

‘BETRAYED’, DE LIL XAN

Dejadme que me ponga un poco gamberro, mi primera recomendación son dos raperos: Lil Xan en especial su Betrayed, y C. Tangana, cualquiera de las canciones de este rapero español es una barbaridad. Sigo con jóvenes talentosas patrias, vale que son un pelín mainstream y salen de un concurso televisivo: Aitana y Ana Guerra; matadme, pero Lo malo me encanta, ojalá nos hubiéramos atrevido a enviar a estas dos leonas a esa jaula de locas que es Eurovisión. Por si aún queda algún despistado en la sala, sí, son las de Operación Triunfo, glups. Para los nostálgicos, mi canción favorita de todos los tiempos: Somewhere over the Rainbow, ya sea en su versión original cantada por Judy Garland, o incluso mejor en la versión hawaiana de Israel Iz (imposible no echar una lagrimita). Y para terminar un homenaje a los viejos rockeros de siempre: El rock de una noche de verano del incombustible Miguel Ríos, para cualquier edad. En recuerdo de aquel mítico concierto en el verano del 83 en el campo del Rayo Vallecano.

Imagen de 'El viaje de Chihiro'.
Imagen de ‘El viaje de Chihiro’.

‘EL VIAJE DE CHIHIRO’, DE HAYAO MIYAZAKI

A los ocho años, mi película favorita era El mago de Oz, (Victor Fleming, 1939) -me daba miedo y me fascinaba al mismo tiempo-. A los once, Encuentros en la tercera fase (Steven Spielberg, 1977) -yo quería ser uno de los elegidos y subir a la nave, aún sigo soñando con las cinco notas de aquella melodía-. A los trece, Solo ante el peligro (Fred Zinnemann, 1952) -la veía una y otra vez en el vídeo VHS de casa de mis padres y me imaginaba a mí mismo desafiando a los matones de mi colegio, reencarnado en una especie de Gary Cooper de instituto-. Y a los 15 años, por supuesto me robó el corazón para siempre Evasión o victoria (John Huston, 1981). Fútbol, nazis, Pelé, Ardiles, Michael Caine, Sylvester Stallone… Si alguien aún no ha visto esta película, por favor corred ahora mismo y buscadla, obra maestra absoluta del gran director John Huston. A pesar de todo, si sólo pudiera recomendar una película para jóvenes durante este confinamiento, diría sin dudar El viaje de Chihiro (Hayao Miyazaki, 2001). Animación japonesa extraordinaria, espíritus, romance, anime del bueno, un Oscar, un Oso de Oro, y una maravilla que demuestra lo mucho que puede innovar aún el cine en el siglo XXI.

Un momento de 'El ministerio del tiempo'.
Un momento de ‘El ministerio del tiempo’.

‘EL MINISTERIO DEL TIEMPO’, DE LOS HERMANOS OLIVARES

Para empezar, El ministerio del tiempo, una de las mejores series españolas jamás escrita, rodada e interpretada. Ha roto muchos tabúes, nos ha hecho viajar, aprender algo de Historia y soñar con cambiar (a mejor) el mundo. Bravo por los hermanos Olivares, atreverse a crear una serie así es una osadía, conseguir hacerla es un acto heroico. Ah, y las tres primeras temporadas están disponibles gratis en A la Carta de TVE. Otras recomendaciones: Una serie de catastróficas desdichas, que adapta los libros de Lemony Snicket, y combina el humor negro, las aventuras y la dosis justa de drama. Muy entretenida. Una de mis favoritas, y gran desconocida: Black sails (ésta no es para los más pequeños); un corsario de pura cepa, el capitán Flint, desafía al imperio inglés y tiene que sobreponerse a una y mil desventuras. Como los piratas del caribe, pero mucho más auténtica. Y ya lo último: Si alguien se anima, The good place es una de las mejores comedias de los últimos años, humor blanco + personajes inolvidables + reflexión sobre la bondad y la condición humana.

FUENTE: EL MUNDO

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.